Archive for agosto, 2010


Chaco!

Si quieres perderte en uno de estos paisajes, ven a conocer el Chaco paraguayo!

Campos abiertos; ideal para el ganado, abundantes pasturas y los pocos reservorios de floresta que quedan. A  pesar, de este ordenamiento desigual, el encanto del Chaco permanece hasta hoy intacto, como negarse a perder lo que los dioses le dieron como regalo.

Los días calurosos, las noches estrelladas, mañanas y atardeceres frescos, sitios que te transportan al tiempo como olvidados y de repente volverlos a rememorar en la historia de lo que cuentan los abuelos o  la historia.

Cuando tuve la oportunidad de medianamente conocerla a través de lo más lejos que pude observar, lo hice trabajando y poniendo mi grano de arena para la conservación de esta región del Paraguay.  Ésto por la inconciencia del hombre en no cuidar su propio ambiente natural.

Las palabras de orgullo deben sobrar para nosotros los paraguayos, en tener una riqueza tan valiosa que no es aprovechada debidamente, ni siquiera promocionada. Las autoridades deberían garantizar el conocimiento, la investigación, el turismo, y el mejoramiento de las condiciones de vida de sus pobladores.

Sabes que te quiero, sólo no sabes que soy adicta!

Según estudios el 80% de la población mundial tiene una adicción al amor, las estimaciones creo se acercan a decir que un gran porcentaje ama pero de forma extrema y desordenada, y el mismo “acarrea enfermedades” según publica el diario La Nación de nuestro país.

Basada en mi propia experiencia creo saber que el amar trae efectos realmente maravillosos, pero a su vez; una serie de consecuencias que no se ajustan acordes a lo que deseamos de la otra persona. Sabiendo que no podemos obligar o hacer que nos quieran como queremos de la misma forma, como una suerte de reciprocidad.

En la experiencia propia, en ocasiones, uno se detiene a pensar anécdotas pasadas o del presente y decimos si hubiera sido de esta manera ¿Cómo habrá sido? ¿Será que hubiera sido mejor que le haya soportado? ¿Quizá necesitaba un poco de tiempo?, o Pobre…¿Estará confundido/ a? la realidad dice que cuando en una relación existe dudas o preguntas como estas, es porque no estas pasando un momento pleno con el otro ser. 

 

Cuando el sufrimiento forma parte del amor, es porque se ha contaminado, y en definitiva pasa a ser un relacionamiento al que se le llama de “aguante” por el descontrolado amor que subsiste en los sentimientos. En estos casos; tratamos de ocultar a los demás lo que nos da sensación de dolor, debido a que voluntariamente lo olvidamos o nos ponemos “máscaras de felicidad” cuando es todo lo contrario, sólo por el hecho de “amar demasiado”, según relata la publicación del día viernes 13 de agosto en la sección de tendencias.

“Sabes que te quiero, sabes que te necesito, quiero un falso romance, un falso romance” canta la afamada Lady Gaga, en uno de sus éxitos. El mismo podría enfrentar a nuestra salud, no sólo emocional sino física, de hecho si no sabemos controlar un estado de amor, de pasión, un romance, o un sencillo “Touch and go” el mezclar lo que deseamos con lo que quiere en verdad la otra persona se vuelve más que un dolor de cabeza. 

Lo malo en estas historias, es que no admitimos el error en el que nos encontramos sólo por el hecho de que somos unos completos adictos al amor sufrido. Si desean más información ingresar a gaiasalud@gmail.com

Adiós a la media naranja

¡Yo quisiera andar por el mundo probando pomelos, naranjas, limones, toronjas y porque no otras variedades frutales! ¿Por qué cerrarme a una naranja como si fuera la última opción? primeramente debo admitir que este artículo lo escribo como inspiración después de leer una revista sobre mujeres. Como rebeldía a lo establecido, a lo convencional que nos repiten la historia y las abuelas.

Esto lo garabateo pensando en mi vida y en la de mis amigas dentro de unos años, augurando un futuro en el pedestal de la gloria con o sin hijos, casadas o no, pero siguiendo lo que instintiva o intelectualmente se nos plazca tras la meta que es realizarse profesionalmente; y en este espacio no cabe un hombre para nuestra bendición, por más que nos encontremos con alguien sentimentalmente.

Y lo digo precisamente por el hecho que muchas pensamos que somos incompletas si no tenemos a una persona a nuestro lado. Y esto no significa que sea algo malo, sino todo lo contrario, lo equívoco es creer que si estamos solas a los treinta somos fracasadas, solteronas sin remedio y el tema de cuchicheo de nuestros allegados.

Empecé a escribir nombrando a frutas, porque al amor lo compararon con una naranja. Según el mito, andamos por el mundo como errantes vagabundos sin sentido e incompletos hasta que encontramos la otra mitad; aquella parte que nos dará felicidad eterna.

He aquí un dilema, dependemos innecesariamente de alguien ante la presión de la sociedad en “sentar cabeza”. La independencia o la libertad de elegir queda lejos en estos tipos de casos, generalmente la locura del casamiento viene y nos deja con las ganas de querer haber elegido si nos subimos al tren o lo dejamos ir.

El adiós a la media naranja se torna simpático porque supone derribar preconceptos el cual dicta que sólo encontrando que dicha parte somos recién totales seres humanos.